English    Español    Français    Português   
 
Home Acerca de la ILGA Noticias Archivos Países Implícate Contacto

Imprimir   Envía a un amigo        

Opus Gay/Opus Dei
Opus Gay gana batalla legal al Opus Dei
30/12/2005
Chile
Latinoamérica y Caribe
 
El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) tiene el agrado y el orgullo de informarles de un histórico triunfo en Chile que beneficia no sólo al sector que representamos sino también a la prensa alternativa y a la libertad de expresión.

Tras más de dos años de la batalla legal comenzada por la Prelatura del Opus Dei para despojar al periódico OpusGay de su nombre (noticia que dio la vuelta al mundo) el Departamento de Propiedad Industrial del Ministerio de Economía falló en favor del medio de comunicación.

Desde nuestro punto de vista, la sentencia se constituye desde ya en una señal clara y concreta de rechazo a la petulancia de los grupos de poder que pretenden dominar las expresiones ajenas y que, en el caso particular del Opus Dei, se basaron en argumentaciones agresivas, discriminatorias y humillantes contra un sector de la población. Desde el movimiento homosexual chileno asumimos este fallo como una victoria inédita en contra del oscurantismo que pretende seguir negando derechos esenciales a las minorías sexuales en nuestro país y en el mundo.

El fallo, resuelto el pasado 24 de diciembre y notificado hoy a OpusGay, rechazó la demanda iniciada el 12 de septiembre del 2002 por el Opus Dei en cada una de sus argumentaciones, las cuales alegaban que el periódico constituía una actitud ofensiva hacia la Prelatura “porque nadie se siente enaltecido al ser relacionado con la homosexualidad”

El Departamento de Propiedad Industrial resolvió que los dichos de “que el signo pedido (OpusGay) constituyen una actitud ofensiva y agresiva hacia este (Opus Dei), y sus principios en su calidad de Institución de la Iglesia Católica, serán desatendidos toda vez que la propiedad industrial como tal, no tiene por objeto la protección de los ideales que cada movimiento representa a través de sus respectivos signos, sino más bien dice relación con la protección de signos empleados en el comercio para distinguir tanto bienes y servicios”.

La semejanza entre los marcas Opus Dei y OpusGay alegada por la Prelatura, también fue desestimada por el Departamento de Propiedad Industrial “toda vez que de la confrontación de los signos en conflicto no se advierten semejanzas determinantes que pudiesen impedir una eventual coexistencia pacífica de estos en el mercado”.

“Si bien es cierto las marcas en referencia comparten el elemento “OPUS” no es menos cierto que los complementos “GAY” Y “DEI”
respectivamente logran crear signos con una identidad y fisonomía propia”, agrega.

La sentencia puntualiza que “además desde el punto de vista conceptual, difícilmente el público podría verse expuesto a los errores o confusiones que alude el actor (Opus Dei) dada que tanto la expresión solicitada “OPUSGAY” como la inscrita “OPUS DEI” tienen su propio significado que traducido al idioma castellano aluden a conceptos como “Obra Alegre”
y “Obra de Dios", respectivamente, todo ello sumado a la circunstancia que los ideales que representa cada signo son diversos entre sí, lo que constituye un hecho público y notorio”.

EL ORIGEN DE LA PUGNA

Fue en mayo del 2002 cuando el periódico OpusGay fue lanzado públicamente y luego que la marca fuera aceptada y publicada en el diario Oficial la Prelatura presentó su demanda a través del abogado Andrés Echeverría Bunster.

Los argumentos del OpusDei señalaban “que es evidente que sin ser homofóbico, sino sólo constatando un hecho sociocultural, nadie o casi nadie, se siente enaltecido por ser relacionado con la homosexualidad. En general, socialmente constituye una afrenta o al menos un motivo de burla, que se cuestione o se ponga en duda la feminidad o masculinad de una persona”.
“La necesaria relación que se establece en este juego de palabras entre el periódico de los homosexuales y la Prelatura del Opus Dei, constituye para esta una afrenta, un motivo de descrédito y da lugar a la mofa y la burla malintencionada”, agregó la demanda.

Junto con solicitar al Departamento de Propiedad Industrial que rechace el registro de la marca Opus Gay, el Opus Dei llamó además a las autoridades a “no dejarse llevar por la moda de aparentar ser liberal y tolerante, aceptando las excentridades de un grupo por el solo hecho de pertenecer a una minoría”.

“Seguramente se podrá alegar que esta oposición constituye una demostración de la actitud retrógada y homofófica de mis mandantes (...)Nada más alejado de la realidad. La Iglesia reconoce en los homosexuales a hermanos, que tienen problemas, pero que deben ser respetados. Y cuando los hermanos sufren se les tiende una mano (...) Baste para eso con comprobar la obra que realiza la Clínica Familia (con las personas viviendo con VIH), liderada por el prestigioso Baldo Santi”, apuntó la Prelatura en las argumentaciones finalmente rechazadas por el Departamento de Propiedad Industrial.

El OpusGay, que fue representado gratuitamente por el abogado Víctor Espinoza (de la firma Allamand y Shaulsohn), había recibido antes de la ofensiva del OpusDei presiones en sus primeros mes de inicio por parte de grupos neonazis que publicaron en sus páginas web los teléfonos y direcciones de los periodistas del medio. Este año, en tanto, los grupos neonazis habían programada una marcha hacia las oficinas del periódico, la cual fue impedida por la Intendencia.

Se informa, por último, que el periódico OpusGay (www.opusgay.cl) se encuentra en un fuerte período de reestructuración de contenidos y diseño, los cuales saldrán a la luz pública el próximo año.

OpusGay está conformado por 8 periodistas que actúan con absoluta independencia de cualquier organización de minorías sexuales.

MOVILH
www.movilh.org, movilh@movilh.org
09 418 77 88/ 671 48 55

Movilh