English    Español    Français    Português   
 
Home Acerca de la ILGA Noticias Archivos Países Implícate Contacto
Artículos relacionados
Un discurso histórico
Alto a la patologización trans 2012
¿Con o sin la T?
Las Lesbianas en las Naciones Unidas
Los movimientos lesbicos
Artículos de la misma región
Alrededor de 160 activistas lesbianas, gays, trans y de derechos humanos procedentes de 12 países atendieron la III conferencia de ILGA Asia, en Chiangmai del 24 al 27 de enero de 2008.
3ª Conferencia Regional de ILGA Asia: Chiang Mai, Tailandia, 24 - 27 de Enero de 2008
El agresor es un ultra-ortodoxo judío
Acción de la ILGA / Grupos de lucha por los derechos sexuales de Nepal, a punto de ser prohibidos
Perspectiva de la India: la homosexualidad sigue penalizada debido a una ley colonial de mediados del siglo XIX

Imprimir   Envía a un amigo        

Islam y Feminismo
¿El Islam es feminista?
18/09/2009
Malaysia
Asia
 
En la 23° Conferencia Mundial de ILGA llevada a cabo en Ginebra, Suiza, en marzo de 2006, Toni Kasim explicó su punto de vista sobre cómo ser lesbiana y feminista en un país dominado por el Islam.


"(…) Si pensamos en las formas de avanzar, existen tres estrategias principales.

Una es en donde nosotros nos comprometemos con el sistema religioso. No es suficiente decir '¿Por qué trabajar con la religión cuando es intrínsecamente injusta? ¿Cuál es la finalidad? ¡Olvídalo!' Ese argumento se interpone a menudo entre los grupos de mujeres basados en la fe y los que tienen una base seglar. No obstante, se podría defender que es importante para muchas personas. Por ejemplo, en el Reino Unido las mujeres tienen completo acceso a las cortes civiles, pero se seguirán negando a presentarse. Algo se interpone entre ellas. Por consiguiente, es insuficiente decir 'las cortes están allí, vayan y úsenlas' cuando esas mujeres lo que están pensando es, 'Dios ha dicho que no lo debo hacer' o 'Dios ha dicho que golpear es un derecho del hombre musulmán'. Es por esto que considero importante vincularse con el sistema religioso. Al hacerlo, se priva a ese sistema de monopolizar la interpretación.

Nuestra estrategia en Hermanas del Islam es quitar ese poder de decir 'el Islam dice'. A menudo se marca con hierro 'el Islam dice esto' y el 'Islam dice aquello'. El Islam, sin embargo, no dice nada. Hay intervención humana en cada punto. Usted tiene que preguntar a las personas: '¿Quién es el Islam? ', '¿De quién es la interpretación?', '¿De quiénes son los intereses que están siendo defendidos con estas interpretaciones?'. Cada interpretación es el resultado de tres factores: la historicidad social, el contexto de interpretación y los múltiples acercamientos a la interpretación. ÉSTE es el desafío que estamos enfrentando. Un gran número de nuestros detractores nos culpa: 'Ustedes no tienen el derecho de traer múltiples interpretaciones. Eso no existe.'

Nosotros en Hermanas del Islam también estamos trabajando en este tema. Nosotros hacemos mucha investigación, defensa, publicaciones, charlas públicas esencialmente para extender el número de miembros, el cuerpo de discusión. Es importante que ni se divorcie del discurso de los derechos humanos, ni del discurso de democratización. No puede divorciarse del movimiento feminista, y nosotros notamos que era una fuente de fuerza muy crucial impulsada por nosotros. Ese discurso tampoco está aislado de la política global.

Además, necesitamos observar cómo trabajamos también con la interrelación de los movimientos. No es suficiente hablar sobre los movimientos de LGBTIQ. Es más útil tener una plataforma más amplia donde haya más personas que pueden integrarse. Por ejemplo, los grupos basados en la fe, los grupos seglares, los grupos LGBTIQ, los grupos feministas, los grupos de derechos humanos en general se interconectan en su labor. Evidentemente, identificando también los contextos locales y entre fronteras y analizando cómo podemos apoyarnos mutuamente, es fundamental. En Malasia, por ejemplo, hubo una persecución inmediata hacia las personas LGBTIQ en el 2003 después de que un programa esencialmente enfocado a seguir grupos de personas, fue mostrado en televisión. Algunos de ellos fueron atacados. Como respuesta, algunos de nosotros organizamos una estrategia para reunirnos con la Comisión de los Derechos Humanos, y se trabajó junto con los grupos de derechos humanos.

En tercer lugar está la vigilancia de la moral. Esto es lo que yo llamo 'vigilar la entrepierna': se obsesionan por lo que se está haciendo con su sexo, con quién se está haciendo y cómo. (…) Permítanme contarles otra vez una historia. La policía de la religión llevó a cabo una redada en un club en Malasia. Dividieron a la multitud, todos los musulmanes de un lado, todos los no-musulmanes del otro. Si usted era no-musulmán, podía continuar divirtiéndose, si usted era musulmán los montaban en el camión. Ya había una diferenciación entre musulmanes y no-musulmanes. Después, como musulmán podría terminar en centro de penitenciaría y allí se hacia otra separación: todos los muchachos a un lado, todas las muchachas al otro. A los muchachos se les hacía la prueba etílica y a las muchachas se les hizo desfilar en sus ropas. Todo esto estaba justificado por la creencia religiosa. Algunos de ustedes habrán escuchado que ha habido una orientación particular de dirigirse hacia las tabernas gays y centros nocturnos en Malasia. El pretexto era que la policía estaba verificando las licencias. Sin embargo todos nosotros, sabemos muy bien lo que esto significa. La persecución de minorías religiosas también es muy agresiva y evidente. Sabiendo cómo se construye, cómo se disputa y su impacto ha enmarcado nuestra respuesta. Para avanzar de la manera que sentimos que necesitamos, debimos tener una combinación estratégica de acercamientos estratégicos. Esto no parecería muy profundo si no dijéramos realmente lo que esto significa. Nosotros necesitamos definir y avanzar la diversidad sexual. Sin embargo, usando el lenguaje LGBTIQ en Malasia, significaría un suicidio. Simplemente a estas alturas de la historia no tiene sentido hablar sobre LGBTIQ en el Islam. No usando el idioma LGBTIQ no sugiere que nosotros no hablemos en absoluto sobre él. De ser así no se habría hecho ningún trabajo en Malasia; y es obvio que se ha hecho mucho. Nosotros normalmente lo vinculamos con género-sexualidad-derechos humanos y el Islam. Ésa realmente es una manera más segura de hacerlo. De hecho, dadas las vulnerabilidades específicas y el riesgo que algunos de nosotros tomamos, nos da generalmente más fuerza hablar sobre él desde una perspectiva de derechos humanos, de género y de sexualidad y no alejándose del sistema religioso. La Biblia no es la enemiga, los textos si lo son. Como un rabino dijo 'el problema no es la religión, es el devoto'. (…) "

Toni Kasim

Zaitun Mohamed Kasim era una activista por los derechos humanos y de las mujeres en Malasia. Ella estaba envuelta en muchas actividades: cine, televisión, drama, la defensa de los derechos humanos, los derechos de las mujeres, el Islam, la lucha contra el VIH/SIDA. Su campo de conocimiento y veinte años de experiencia se extendieron desde la mitigación de la pobreza hasta los problemas medioambientales y el manejo de desastres a través de los problemas de salud. Como miembro del grupo “Hermanas del Islam” de Malasia, Toni Kasim estaba comprometida a erradicar la discriminación en su totalidad. Ella fue la primera mujer independiente en lanzarse como candidata a las elecciones generales en 1999. Falleció el 4 de junio de 2008 tras haber luchado contra el cáncer durante meses.


Traducción Elena Hernáiz Landáez


Pueden leer la traducción en inglés de este texto en la publicación de ILGA “Lesbian Movements: Ruptures & Alliances“, pagina 30.